Mi Madre… “Rosita”


Porque un cálido abrazo me basta y me sobra para sentirte cerca aunque estés lejos.
Porque un cálido abrazo me basta y me sobra para sentirte cerca aunque estés lejos.

Hace poco te pregunte que obsequio deseabas por tu día y me contestaste: el mejor regalo que me puedes dar es mucho amor y alegría; por eso este domingo de mayo yo no voy regalarte un rosa porque tu mismo nombre lo dice eres una ROSA, tampoco ni una carta o una tarjeta, no voy a colmarte de palabras halagadoras, vacías y sin sentido; no voy a fingir ser la mejor hija del mundo. Este domingo de mayo solo quiero verte, correr hacia tus brazos darte un beso darte las gracias por ser mi madre, por amarme aun sin conocerme, por darme vida con tu vida, por alimentarme con tu sangre, por darme hasta lo que no tenías.

Me llevaste en tu vientre nueve meses, soportaste horas enteras el dolor para traerme al mundo, me amantaste con tus pechos turgentes, y aun así cuando joven frente a tantos problemas y sufrimientos que se presentaron durante esos años, fuiste valiente; yo sin embargo cuando niña no me daba cuenta de todo lo que hiciste por mí, recuerdo tu forma de vestir, esa chompa remendada, esos zapatos rotos que tanto usabas, y cuando me cogías de la mano camino a la escuela; reconozco y te doy gracias infinitas Madre mía al darme cuenta que dejabas de vestirte para vestirme, que dejabas de comer para alimentarme, que dejabas de dormir para velar mi sueño, que dejabas de vivir para vivir por mí. Recuerdo también las veces en que te decía: no te quiero; mientras tu bajabas la cabeza y sollozabas yo hinchaba el pecho y vociferaba; no me daba cuenta que con cada palabra que decía quebraba tu hermoso corazón; pero aun así con tus ojos llenos de ternura me decías hijita te quiero y yo respondía con gestos de tristeza, y me pegaba a tu pecho diciéndome perdóname MAMÁ, y tu respuesta con una sonrisa y a tu manera era: “Te quiero mucho y si te digo algo es por tu bien”. Perdóname por todas las cosas que hice y dije; hubo un tiempo en que llegué a pensar que no soy la hija que mereces, sin embargo con la muestra de tu amor cada día me brindas pese a la distancia en que nos encontramos, me doy cuenta que para ti el pasado tuvo su tiempo.

Ahora entiendo porque dicen que el amor de madre es incondicional, no importa lo que haga o diga, aun cuando los dolores y tristezas sean mayores a las alegrías que te cause, tú siempre estarás cerca de mí; le doy gracias a Dios por haberme dado el privilegio de ser tu hija, no sabes cuan afortunada soy de tenerte. Por eso quiero decirte: GRACIAS MAMÁ, gracias por cuidarme, gracias por amarme, gracias por enseñarme a caminar, gracias por enseñarme hablar, por ayudarme a emprender los primeros pasos en esta vida donde el mundo está lleno de vanidad y fantasía; sé que tú ahora no tienes e-mail, Facebook, Twitter, Whatsapp u otras aplicaciones en las redes sociales y puedas ver este artículo compartido, pero si te llegará el escrito a tus manos con el simplemente hecho de recordarte que TE AMO que eres mi persona favorita, y si se llegara el caso de que sea madre quiero ser como tú.

Gracias por ser la mejor Mamita del mundo...!! te queremos muchoooo.. somos tus duendecitos
Gracias por ser la mejor Mamita del mundo…!! te queremos muchoooo.. somos tus duendecitos

 

Por eso Rosita preciosa, ni este ni todos los domingos de mi vida alcanzaran para retribuirte todo cuanto haces por mí. Ahora estoy dispuesta a darte el mejor regalo… 

 

Anuncios

Un comentario en “Mi Madre… “Rosita”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s